lunes, marzo 12, 2007

"Cine, cine, cine...

"Cine, cine, cine, más cine por favor, que todo en la vida es cine y los sueños, cine son...", felicidad total, la canción de Aute retumbó deliciosamente en mi cabeza la semana que acaba de pasar. Cartagena, divina, muchos años sin verla, sus callecitas empedradas, los mariscos con arroz, al ajillo, con de todo, qué delicia, las nostalgias de la Habana, el cine, muchos actores, directores y productores que exponen y presentan películas y proyectos de historias por filmar.
Como Andrés Caicedo, hay que hacer un diario de cada película que se ve, pero en este momento sería imposible no nombrar algunas que han quedado en el alma: Fuga, Ópera prima de Pablo Larraín, simplemente: sublime, me dejó sin respiración y con las lágrimas a punto de brotar, la más sencilla, pero con la más bella historia: Una estrella y dos cafés, de Alberto Lecchi, El Benny, de Jorge Luis Sánchez, una hermosa biografía del músico al que bien llamaron El Bárbaro del ritmo, Madeinusa, de Claudia Llosa, atrevida, asombrosa, sobre todo su actriz principal, qué se podría decir del maestro Lars Von Trier, la segunda parte de Dogville, a la que ha llamado Manderlay, magistral, como siempre; Incautos, de Miguel Bardem, una certera y divertidísima historia, para vernos, horrorizarnos por boludos e incautos; y Bluff, de Felipe Martínez, un buen homenaje al género con un juego incluido, ¿un Thriller fársico? ¿absurdo? En fin, buena historia, Mallarino, a sus anchas, al igual que Luis Eduardo Arango, buenos gags en boca de Carolina Gómez, tal vez me equivoque, pero creo que no, será una de las películas colombianas con mejor taquilla, es más, a la salida del estreno varios directores aseguraban que tendría entre 700 mil o más espectadores, ojalá. Ahí van Bluff, Soñar no cuesta nada y Al final del espectro para una muestra del Festival de Cannes, pues hurra por el cine, ya sea colombiano, argentino, mexicano, chileno, danés, de donde sea, pero CINE, más cine por favor...

Perro Come Perro

Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto

Me declaro culpable: De querer ser narradora interminable. De querer ir al cine de tres, seis, nueve. De enamorarme siempre hasta los tuétanos. De pasarme el día entero hilvanando y escribiendo historias que no sé quién podrá leer. De mi adicción por comprar libros, música y películas. Y también me declaro culpable por tener en la entrada de mi casa dos maletas de viaje listas, una para el invierno y otra para el verano que me esperan en cualquier lugar.

Seguidores